martes, 18 de agosto de 2015

Midi d´Ossau por el Pilar Sur

*Día 11 de agosto del 2015:

A pesar de no alcanzar los 3.000 metros, el Midi es una de las montañas más impresionantes del pirineo, de esas pocas cuya cima no se puede lograr sin un mínimo de escalada. Ya en su ruta más fácil, este volcán es exigente a nivel aeróbico y técnico obligándonos a superar unos cuantos muros de fácil trepada, pero que sin experiencia en la escalada se podría complicar bastante.
El Midi d´Ossau 2.884 metros
En esta gran aventura por los pirineos me acompaña mi gran amigo Luispa.
Al amanecer, la cima de Midi es la primera en encenderse, desayunamos muy fuerte en la auto caravana con nuestro querido paisaje puesto en la ventana como si de un cuadro se tratase. A las 8:30 ya estamos en marcha con los macutos cargados al mínimo posible.
Tenemos una pequeña idea de la escalada que queremos realizar, sabemos el nombre de la ruta, la graduación de los largos y contamos con  alguna información sobre su ubicación.

En una hora llegamos al refugio de Pombie, desde aquí nos quedan más 700 metros de desnivel hasta la cima. Rápidamente se entiende porque en la primera ascensión a esta montaña erguida por el magma se llevaron a cabo varias tentativas hasta que en 1787, un pastor del valle de Aspe logró su cumbre acumulando en ella un gran montón de piedras que verificaba a los posteriores montañeros el primer ascenso a la cumbre.
En los años que siguen, los escaladores fueron abriendo vías de mayor dificultad por sus distintas caras y a la par con una mentalidad cada vez más moderna.
Nuestra propuesta era escalar el Pilar Sur, una impresionante, exigente y aérea vía de autoprotección y 400 metros, (con una supuesta graduación de 6c) que nos conduce de una forma muy directa a la cima principal del Midi.
Después de llegar al refugio nos espera aproximadamente 1h 20´ de agotadora subida por una empinada pedrera muy resbaladiza con el peligro añadido de los desprendimientos provocados por el compañero que va delante.

Después de comer algo para reponer fuerzas se nos hace bastante evidente llegar a la R1 de la vía, dado que solo hay que entrar justo por debajo de la gran fisura por la que va la el itinerario.
Después de esta trepada de III+/IV sacamos las cuerdas y le damos comienzo a la vertical del volcán.
Yo hago el primer largo, 6a que discurre por una consecución de pequeños desplomes y termina en la base de un perfecto diedro con algunos bloques sueltos a la derecha.
Este croquis cogido de un blog nos fue bastante útil 
Este croquis está muy bien (lo  único que le cambiaríamos los grados)
L1: III+
L2: 6a
L3: 6b
L4: 7a/+
L5: 6b+
L6: 6b+
L7: 6b+
L8: V+


El segundo largo nos pareció un 6b como una casa. Luispa montó una reunión con empotradores justo debajo del largo de fisura de la vía.
Y aquí llega, el largo de mejor calidad de la vía. Una excelente fisura interminable y aérea con una escalada que juega utilizando el diedro y la fisura llevándote de un lado a otro para acertar en los puntos débiles de la roca.



Dicen que es de las mejores fisuras de España. Aunque esta fisura esté en Francia, a mí sí que me parece que pueda ser de lo mejorcito en fisura de nuestro país.

En cuando a la graduación, en el croquis la dan de 6c, pero la gente se la suele escalar en artificial por lo que no creo que se hayan dado apenas discrepancias. Yo no controlo mucho de fisuras pero a Luispa y a mí nos pareció como poco de 7a, y posible 7a+, es un largo muy continuo y super técnico, además de que exige cualidades como una tremenda flexibilidad de piernas y a penas da tregua durante sus 45 metros.

La reunión se hace debajo de un techo fisurado al terminar el largo. Este que viene a continuación nos pareció 6b+ como una casa, eso sí, otro largo espectacular que nos deposita en una repisa sobresaliente de la pared en la que pudimos comer algo cómodamente y con vistas.

El largo que le sigue fue el más impresionante de todos. Empalmé dos largos, lo que saldría 6c+ por una enorme travesía ascendente y cada vez más desplomada. Este tramo fue físico y realmente psicológico dado lo aéreo que era por el enorme vacío que crecía bajo nosotros. Para chaparse había un puñado de clavos antiguos combinado con algunos buenos emplazamientos para friends.



Esta reunión de a continuación sí que nos dejaba literalmente colgando del vacío, ideal para darnos cuenta de lo pequeños y frágiles que somos…
El largo que le seguía era un quinto de no relajarse y escalarle sus cincuenta y pico metros con cuidado porque Luispa escalando de primero se llevo un canto en la mano y casi le tira. Luego lo que queda es una trepada de 150 metros de IV que hicimos en samble.


Y aquí tenemos la estrecha cima de Midi d´Ossau a 2.884 metros de altitud.

Un montañón con un tipo de roca que recuerda bastante al granito de Gredos.
La bajada es muy empinada en con destrepes serios, hay que ir con calma y andarse con ojo de pisar bien.
Desde luego que esta es una montaña que recomendaría con creces a los más intrépidos amantes de la escalada en libre de auto protección,  ¡lo tiene todo!

“Persigo la felicidad. Y la montaña responde a mi búsqueda”
Chantal Maudit

No hay comentarios:

Publicar un comentario